taller344332
Entrevista

Entrevista a Anna María Balcells, fundadora de Kalipay

Anna María Balcells es hija de madre filipina y padre catalán, nacida en la Isla de Negros en Filipinas, hace ahora cincuenta y seis años.

Una vez finalizados sus estudios pasó 20 años en Barcelona, trabajando en diversos proyectos. Comenzó en el sector turístico en empresas tales como WagonsLits, KLM Líneas Aéreas, o como ejecutiva de la cadena hotelera Ritz Carlton.

Hace diez años volvió a su querido país, Filipinas, para trabajar en los negocios de su familia. No pasó ni cinco años después que decidió crear la Fundación Kalipay Negrense, y apostó por dedicar el resto de su vida a rescatar, cuidar y devolver una vida que tenían perdida a los niños/as abandonados, violados, maltratados y desnutridos en un país que tiene un 80 % de pobreza y en el que existen más de 1,6 millones de niños en la calle.

¿Por qué los niños Anna?

Porque son los seres más inocentes, frágiles y vulnerables del mundo. Cada día, cada segundo que pasa, un niño es víctima de algún tipo de abuso, y muchos son obligados a vagar por las calles para no tener que soportar maltrato físico, sexual y emocional. Viven cosas por las que ningún niño deberían de pasar nunca. Pocos de ellos sobreviven a esta violencia. Desde Kalipay tratamos de devolverles una vida digna. Son el futuro de nuestro país así que es nuestra obligación darles lo mejor posible en todo.

¿Existe algún  paralelismo entre las entidades como una  ONG y una empresa que compite en el mundo económico?

En el sentido de conseguir dinero SÍ, porque sin medios y sostenibilidad no se hace nada, pero NO en el tipo de trabajo, porque una ONG no es un negocio. Económico sí porque lo que más nos hace falta es dinero y no podemos parar en buscar y conseguir todo el dinero que nos hace falta cada día. Salvar la vida de un niño es URGENTE, no puede esperar. Es un trabajo muy, muy duro porque tratamos con VIDAS… el dinero que tenemos que luchar para obtener es urgente y hay miles de ONG’s que también lo necesitan y están en la misma situación. Así que hay mucha competencia. Solo lo podremos conseguir pidiendo a personas individuales y a empresas o organizaciones benéficas. Lamentablemente poca gente da importancia a ayudar regularmente a las ONG. Siempre tenemos que estar pidiendo, “mendigando” para conseguir dinero. Solo cuando la economía va bien es cuando la gente da generosamente. Y también es difícil conseguir gente cualificada en el trabajo de ONG. Somos pocos y muy mal pagados. Tenemos que depender de voluntarios cosa que no ocurre en el mundo económico.

¿Qué enseñanzas del mundo empresarial pudiste aportar en tu proyecto solidario?

¡TODO! Sobre todo en tener buena organización, orden, ideas claras, mucho sentido común, conseguir buenos empleados y tener una buena relación con la gente, liderazgo. Sobretodo tener mucha paciencia y flexibilidad. Y tener buenos contactos es muy importante – cosa que conseguí en el mundo empresarial-. Ellos son los que más me han ayudado. Contactos, contactos, contactos!

¿Hay talento en la gente que coopera en un proyecto solidario?

Todos tienen su talento especial, pero más que talento hay mucha ilusión, DEDICACION, emoción y PASION en querer AYUDAR. Es dar mucho e incondicionalmente. Son gente muy especial y EXTRAORDINARIA. Es un mundo aparte. Uno necesita utilizar mucho más el corazón que la mente para poder sobrevivir en este tipo de trabajo.

¿Qué competencias consideras fundamentales para trabajar en un Proyecto como Kalipay?

Sobre todo tener lo mismo que digo en la pregunta anterior, pero también parecidas a las de cualquier otro proyecto serio, con futuro: Visión, trabajo en equipo, método, compromiso, dedicación, alineación de recursos, ética y sobre todo buena y mucha comunicación.

¿No crees que hay mucho marketing detrás de la Responsabilidad Social Corporativa?

En mi caso ninguno, ni hubo ningún tipo de “marketing” detrás del porqué fundé Kalipay. Uno se mete en una Responsabilidad Social Corporativa PORQUE TE SALE DEL CORAZON Y PORQUE HACE FALTA AYUDARNOS UNOS A LOS OTROS. Es ley de vida. Tarde o temprano todos nos encontramos con ese deseo de ayudar a los pobres o desafortunados o enfermos o los que sufren de algo. Desde que funde Kalipay he visto que muchísima gente quiere o desea ayudar y hacer algo, PERO NO SABEN CÓMO. Creo que todo ser humano lo lleva dentro, pero la gran mayoría simplemente tiene MIEDO en meterse y enfrentarse con esta responsabilidad que requiere mucho de si. La parte buena del “marketing” es que las ONG’s debemos utilizarlo para explicar a la gente lo que hacemos y necesitamos

¿Cualquier persona competente que se haya preparado para ser manager, podría dirigir una ONG?

¡Claro que sí! Al fin y al cabo, cualquier entidad o fundación debe aspirar a ser sostenible y para ello hace falta una buena organización y la optimización de recursos materiales y humanos.

¿La ética, la solidaridad, el esfuerzo, sirven para liderar un proyecto de ONG?

¡Muchísimo y diría que es totalmente obligatorio! Y no sólo eso, también una buena administración, unos objetivos, promoción, marketing, pero sobre todo la “misión” debe ser clara, con sentido y capaz de conmover  a los demás. Todo esto, junto con pasión y dedicación, entregarse por completo aunque signifique pasar dolor, tristeza. Y, sobre todo, no ganar dinero.

¿No será que se está comercializando con la solidaridad?

No creo, porque yo personalmente no lo he vivido eso aquí en mi país. Al contrario, debemos hablar de ello sin miedo, las ideas, los proyectos humanos, hay que explicarlos y la gente se une a ellos por afinidad, pero alguien debe contárselos. Filipinas tiene fama de tener muchísimas ONG’s que realmente funcionan bien y han ayudado muchísimo al país. Pero aun nos hacen falta muchas más, por eso tenemos que hablar más sobre nuestras necesidades urgentes. El problema de los pobres es desesperante y muy preocupante.

¿Crees que tal como va la economía, las empresas piensan en solidaridad?

Sí y no…. Es cierto que con la crisis muchos no pueden o no quieren ayudar. Lo primero que cortan en sus gastos es la ayuda a ONG’s. Pero para algunos, cuando hay crisis, es cuando son más empáticas y mucho más sensibles y abiertas a iniciativas con los demás.

¿Por tu experiencia empresarial desde qué área puede tutelarse esta sensibilidad?

Sin duda debe ser inspiración del alto liderazgo, funciona cuando se constituye en un valor de la empresa y en sentido ascendente se hace un compromiso con todos. Si no es así, la gente de Recursos Humanos puede ocuparse también de la salud moral de la gente, que también es una competencia.

¿Por qué  estás promocionando Kalipay en España?

Primero, porque soy medio española y este es mi segundo país, y después de vivir aquí veinte felices años, conozco a mucha gente. También por mi padre, por ser de aquí, tengo mucha familia. Pero mi deseo es también recordar a los españoles que mi país fue colonizado durante 300 años por España… cuando sacó mucho de ello (madera, oro, minerales, etc. etc.) y cometió muchos abusos, y cuando se fue, España dejo de tener contacto o colaboración con Filipinas de manera radical. Quizás lo tuvo pero muy, muy poco, cosa que sigue así hasta hoy en día, y eso es muy triste. Yo quiero intentar, a mi pequeña manera, unir estos dos países, sobre todo que los españoles vuelvan a conocer mejor Filipinas y nos ayuden como hermanos en lo que puedan.

Existe un compromiso ancestral, porque pertenecemos a una misma cultura, nos inspiraron valores parecidos y compartimos parte de la misma historia. Ojalá también compartamos idéntica sensibilidad. Me gustaría que España nos vuelva a “conquistar”, pero esta vez no con armas y quitándonos lo que tenemos, sino con buena amistad y con el corazón abierto dándonos los que mas necesitamos -ayuda para los pobres y mas necesitados-. Aquí tengo la suerte de contar con Miquel Bonet, que ha sido nombrado nuestro Embajador Oficial para Kalipay en España. Él tiene mucha experiencia y sabrá desarrollar y ayudar en este proyecto.

Kalipay