Formación con ritmo y música

Imagen de Editor
Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por emailEnviar por email

Pascale Marcou

La utilización de técnicas de formación en las que se incorporan actividades rítmicas o musicales están teniendo un gran éxito en la creación y motivación de equipos y en el desarrollo de habilidades de liderazgo de una forma práctica y natural.

¿Qué es un beat? Todos sabemos lo que significa la palabra, pero no todos podemos dar una definición más o menos académica de lo que es un beat. Probablemente si preguntáramos a una decena de personas por su significado, la mayoría coincidirían en apuntar que se trata de una unidad de medición musical utilizada para generar ritmo. ¿Y qué es el ritmo?, básicamente se trata de un flujo de movimientos, bien sean sonoros o visuales. El ritmo está presente en todos los elementos de la naturaleza y de la vida humana; el click-clack del reloj, las campanadas de una iglesia, la música que escuchamos en nuestro MP3.

Pero más allá de todos estos ritmos generados por la actividad humana podemos decir que el ritmo se encuentra dentro de cada uno de nosotros desde el primer momento en que nacimos, con el propio ritmo del corazón de nuestra madre. El ritmo nos conecta a emociones vitales, tiene algo de primitivo.

Por eso, la utilización de técnicas de formación en las que se incorporan actividades rítmicas o musicales están teniendo un gran éxito en la creación y motivación de equipos y en el desarrollo de habilidades de liderazgo de una forma práctica y natural.

Este tipo de entrenamientos alternativos que tratan de alcanzar la parte más emocional son realmente estimulantes para las personas, ya que profundizan en las capacidades más básicas e interiores dando un aporte extra de energía, vitalidad y dinamismo que se traduce directamente al ámbito laboral y de la empresa. La utilización de estas técnicas en grupos es aún, si cabe, más efectiva, ya que logra establecer y reforzar los lazos entre los participantes.

Una compañía que se considere innovadora debe serlo en todas las áreas de la corporación, no sólo en las áreas de diseño y desarrollo de productos o en las campañas de comunicación y marketing sino también en los métodos de formación de su capital humano, ya que este es, sin lugar a dudas, uno de sus activos más valiosos.

La formación del capital humano es una inversión necesaria para conseguir la competitividad empresarial y se lograrán mejores resultados si las personas adquieren conocimientos a la vez teóricos y experienciales. Muy a menudo los trabajadores están cansados de asistir a aburridas presentaciones en Power Point y es aconsejable revisar los esquemas habituales y buscar una combinación de técnicas capaces de lograr que las personas asimilen los conceptos básicos con actividades prácticas y más divertidas que dejarán huellas en el aprendizaje.

Cuando conseguimos que los recursos humanos de una empresa -técnicos, ejecutivos, comerciales e incluso equipo directivo- se reúnan para disfrutar de unos momentos de evasión laboral, en los que se comportan tal y como son, y disfrutan de ese punto infantil y divertido que todos tenemos, habremos conseguido algo grande como equipo. Quizá no lo percibamos de manera inmediata pero a medio plazo veremos los resultados positivos para la empresa.

Cohesionar equipos

Las actividades rítmicas en grupo fomentan la cohesión de equipos. Al componer su propio ritmo, los participantes se dan cuenta de la importancia de la escucha, de la comunicación y el respeto entre todos.

En este sentido, el ritmo y la música funcionan como una metáfora de cómo trabajar en equipo y cómo conseguir un resultado tangible: la creación de una pieza musical.

Por otro lado, conseguimos que cada miembro se sienta importante y parte de la organización. Este sentimiento de pertenencia a un grupo consigue que los profesionales se impliquen más con la compañía, se sepan comunicar mejor con ella y con las personas que la conforman.

Las metodologías basadas en el ritmo y la música son muy eficaces para mostrar a los participantes la importancia de escuchar y observar con atención. Del mismo modo ocurre en una orquesta sinfónica, los músicos han de estar siempre atentos a la batuta de su director –el líder- y al mismo tiempo escuchar el resto de los instrumentos para no perder el compás.

Desarrollar habilidades de liderazgo: ¿quien coge la batuta?

El papel de los líderes de grupo o directivos de la empresa tiene mucho que ver con el papel que hace un director de orquesta. Ambos han de entrenar sus dotes de comunicación. Llevar la batuta no es fácil, los directivos lo saben. Las sesiones de leadership permiten mejorar las técnicas de liderazgo haciendo que las personas tomen el papel de directores de orquesta. Incluso pueden ser de gran ayuda para identificar a personas con dotes de mando.

Las sesiones que utilizan el ritmo y la música se adaptan a las necesidades particulares de cada compañía para reforzar unos mensajes claves. Se diseñan de acuerdo a sus propios programas de formación con el objetivo de asegurar que los puntos más estratégicos se asimilen y apliquen para obtener su máximo desarrollo. Nuestra experiencia en empresas ha demostrado la efectividad de estas sesiones. En la tradición del África Occidental llevan años utilizando el ritmo de los tambores como un elemento de comunicación en sus fiestas y rituales. La música y la danza han sido utilizadas desde la antigüedad en la vida de los hombres.

En estos momentos vivimos en un mundo competitivo y complejo con mucha incertidumbre que provoca más estrés en las personas y menos compromiso por parte de los empleados.

Las organizaciones han de mantener un constante proceso de reciclaje y mejora de su capital humano que les permita mantener su creatividad y capacidad activa. Una empresa del nuevo siglo ha de ser innovadora, activa, diferente… Han de invertir en el desarrollo de las habilidades personales de las personas que las componen, en beneficio de los propios individuos, como de la compañía en su conjunto. En muchas ocasiones la rutina, el día a día en el ámbito laboral, la falta de perspectivas positivas acaban por erosionar la motivación de los trabajadores y su compromiso; es importante romper, de vez en cuando con esta monotonía y aportar a las personas un soplo de aire fresco que les permita re-energizarse e quitar su estrés.

Las empresas dedicadas a programas de formación y eventos creativos, en los que se emplean el ritmo y la música están demostrando su efectividad en el aprendizaje y la motivación de los equipos de trabajo al influir directamente en los estados de ánimo y al activar partes de nuestro cerebro que muchas veces no utilizamos, o no todo lo que deberíamos.

Resultados inmediatos

Los resultados son inmediatos. En menos de una hora se consigue el objetivo esperado: un sentimiento de cohesión y una mejora de las capacidades de comunicación y liderazgo de todo el equipo. No nos olvidemos, como decíamos al inicio de este artículo, que el ritmo no es algo racional (en parte puede que sí), tiene una relación directa con el corazón en todos los aspectos. Podemos decir que el aprendizaje con esta metodología es mucho más sólido y rápido. Permite anclar mensajes corporativos teóricos a través de experiencias reales, creando momentos únicos.

Una de las cuestiones más importantes es el factor sorpresa. La gente descubre algo nuevo y descubre siempre algo inesperado de sí mismo y de sus compañeros. En las grandes compañías muchos de los empleados no llegan nunca a conocer a todos los miembros de la cúpula directiva, únicamente tienen un trato próximo con algunos de sus compañeros. En estas sesiones, los participantes establecen lazos de unión en menos de una hora porque la música nos une, nos da buenas vibraciones, nos ayuda a expresar quiénes somos, cómo nos sentimos, nos acompaña en los buenos momentos, nos sirve para recordar momentos únicos.

Porque todos tenemos “nuestra canción”. Por eso creemos que la fuerza del ritmo y la música en el aprendizaje profesional es una de las mejores opciones para combinarla con otros métodos más tradicionales.

Seguiremos moviendo los corazones de las empresas al ritmo de beats. Dum... dum…

Pascale Marcou. Socia directora de Sewa Beats España.

Etiquetas: 

Valoración: 

0
Sin votos (todavía)

Artículos relacionados: 

Añadir nuevo comentario