El paro

Imagen de admin
Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por emailEnviar por email

Guillermo Garrón. No hay política más antisocial que la que genera el paro; la que sume a millones de familias en la miseria, la desesperación o la marginación…La que hace recaer los efectos de la crisis sobre los colectivos más indefensos y desfavorecidos, sobre aquellos que nada han tenido que ver con su génesis ni con su desarrollo, mientras permite a quienes la han desencadenado, seguir acumulando beneficios escandalosos y poner en riesgo cualquier atisbo de recuperación. La que obliga a vivir a muchas personas en la zozobra permanente de ver cada vez más cercana la pérdida de su puesto de trabajo y que decir de los que han perdido supuesto de trabajo y no gozan de ninguna prestación.

Es una amarga ironía presumir de políticas sociales porque se reparten subvenciones a colectivos que no los necesitan (CEOE, Sindicatos, Asociaciones afines al Gobierno actual), es decir que no precisan de forma perentoria, mientras que a los más necesitados, a los parados de larga duración, se les arrebatan las migajas que precisan  para poder malvivir. Es muy difícil de explicar que se sigan financiando obras superfluas, o que se sigan manteniendo partidas presupuestarias millonarias, desproporcionadas o inútiles, mientras las PYMES, - las que realmente generan  la inmensa mayoría de empleo estable- tienen dificultades serias para acceder a la financiación de su actividad y tienen que cerrar.

Alguien debería explicar a los gobernantes  de todo el mundo y esa pléyade de gurús de las finanzas que ven la vida por un canuto, que no tienen ningún derecho a convertir la economía en instrumento al servicio de los poderosos; que el objetivo de la economía no es que suba el Dow Jones o bajen las primas de riesgo, sino lograr que todas las familias del mundo tengan lo necesario para cubrir sus necesidades; que la economía no va bien cuando suben las bolsas, sino cuando a la gente le llega para comer y que no va mal cuando bajan, sino cuando a la gente le resulta difícil sobrevivir. En eso debe consistir la Economía. Lo demás será, en todo caso, un cauce para conseguirlo, para garantizar lo importante, pero sin olvidar que una cosa es el fin y otra los medios. Estamos instalados en una gran crisis que parece que no va a finalizar jamás, si por finalizar entendemos volver a los índices de actividad y empleo previos a ella. Según lo comentado ayer por los medios de comunicación este feliz acontecimiento nos traslada a 2025. 

Su desencadenante pudo haber sido la irresponsabilidad de los especuladores, la voracidad desmedida de algunas entidades financieras, la incompetencia de otras o la bisoñez y falta de nivel  y de ética de algunos líderes políticos, pero todo eso nos da igual porque en principio es irrelevante. Para encontrar las verdaderas causas de nuestros males tenemos que ir al fondo del problema y allí descubriremos la hegemonía de esa cultura absurda, que nos empuja a vivir de manera insostenible, muy por encima de nuestras posibilidades reales, la causante de todo: allí nos percataremos  de que esa y no otra es la madre de todas las burbujas, la que ha estallado y nos ha colocado en una situación pero muy delicada…Pero si miramos todavía más abajo veremos a esa multitud de necios que han estado predicando que seremos más felices cuanto más cosas tengamos… y menos valores cultivemos.

Poco a poco se van consolidando en nuestra sociedad dos castas de ciudadanos que comparten el mismo espacio, pero que viven en dos mundos radicalmente distintos: los “marajás” con empleo y los “parias” que carecen de él. En medio de esto tenemos que considerar a esa gente con empleo precario y mal pagado Quizás haya llegado el momento de tomar en serio aquella vieja consigna que preconiza “trabajar menos para trabajar todos”,porque ante la dramática situación actual debemos optar por uno de estos caminos, dejar que sucumban los más débiles, los menos adaptados,,como ocurre entre los animales. o vivir con criterios de solidaridad, como es propio de los seres humanos

Guillermo Garrón
Griker Orgemer

Etiquetas: 

Valoración: 

4
Average: 4 (2 votos)

Artículos relacionados: 

Añadir nuevo comentario