Bobadas inexplicables

Imagen de admin
Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por emailEnviar por email

Paloma. G. Carrillo de Albornoz. Contra quienes defienden la explicación racional de que no es necesario ensayar largos e intrincados discursos, que a la larga acabarían dando la razón a los impenitentes racionalistas. Basta, por el contrario, con dejarles en las manos, como si fueran bombas a punto de estallar, unos pocos enigmas inexplicables y allá se las compongan.

Para no caer en la fácil tentación de echar mano de las populares y manidas Leyes de Murphy – el pan untado con mermelada caerá siempre sobre la camisa por el lado de la mermelada….-, habrá que citar otros misterios menos conocidos, pero no por eso menos universales e interesantes:

  •   ¿ Por qué las palomas que caminan por la acera lo hacen perpendicularmente y hacia el lado contrario de la calzada? ( No sirve la respuesta “ porque son tontas”)
  •   ¿ Por qué los gatos según observación de Pérez Reverte – dan la vuelta a la esquina pegados a la propia esquina y no separándose, como el resto de los cuadrúpedos,  como por ejemplo los toros en los encierros sanfermineros en la curva de la calle Estafeta ( no sirve la respuesta para rascarse).
  •   ¿ Por qué algunos conductores que van solos  al volante de su automóvil aprovechan para meterse el dedo en la nariz? ( no vale la respuesta”no disponen de tiempo en otro momento”). 
  •   ¿ Por qué los automovilistas aceleran al divisar un paso de cebra? ( Que no me digan que la respuesta es :”todos los conductores tienen instintos criminales).
  •   ¿ Por qué cuando se habla mal de una persona aparece de repente? ( No vale la respuesta “existe la telepatía”, porque no siempre le daría tiempo de trasladarse).
  •   ¿ Por qué el rostro del dueño de un perro termina por parecerse al del animal? ( tampoco sirve la respuesta son “ como padre e hijo”, porque en este caso el hijo es el que vampiriza al padre).


Es cierto que un racionalista de peso y prestigio rechazará esta casuística por inconsistente y acientífica : son casos tontos, bobadas de críos. Pero así es la vida, ¿no?, una sucesión de tonterías que – convenientemente enlazadas – conforman la inexplicable felicidad, aunque muchos estén atravesando momentos críticos en lo laboral como quizás por ello en lo personal y ahora más que nunca. Para eso está agosto, el último trimestre de este fatídico 2012 además de corto, ojalá no traiga más recortes.  Ánimo pues, hay que volver con las pilas bien recargadas.

Paloma. G. Carrillo de Albornoz

Etiquetas: 

Valoración: 

0
Sin votos (todavía)

Artículos relacionados: 

Añadir nuevo comentario