¿Qué es el Personal Branding?

Versión para impresiónVersión para impresiónEnviar por emailEnviar por email

Ruth Ríos. ¿Alguna vez se ha preguntado por qué se eligen unos productos y no otros?, ¿qué tiene de especial una marca para ser la preferida por los consumidores dentro de la amplísima gama que se puede encontrar en el lineal? La imagen que los clientes confieren a un determinado producto es lo que determina muchas veces la decisión de compra. Pues esto mismo, con todas las peculiaridades humanas, se ha trasladado al mundo del desarrollo profesional. Se impone el personal branding (o creación de marca personal) para los profesionales. Esto es por la necesidad de diferenciarse entre la multitud de personas con cualidades semejantes en un ecosistema complejo como el que vivimos.

La crisis ha agudizado dos tendencias que ya se venían observando desde hacía mucho tiempo: la externalización de servicios, pasando a otras pymes o autónomos; y la reducción de plantillas fijas en las compañías.

En el mundo de los RRHH se afirma que un fenómeno cada vez más acusado será el de contar de forma temporal con profesionales freelances altamente cualificados, que trabajarán de forma flexible y por proyectos, lo cual también les reportará ventajas en términos de libertad y conciliación.

Por tanto, estos profesionales necesitarán darse a conocer dentro del difícil mundo laboral en el que nos encontramos. La diferenciación mediante una marca visible, fuerte y honesta con los valores de cada persona, potenciando siempre lo mejor de cada individuo, permitirá hacer notar aquello que podemos ofrecer dentro de nuestra especialidad, seamos economistas, abogados o ingenieros.

En este proceso de personal branding, se podrá actuar sobre diversos aspectos fundamentales como son:

  • Coaching: Conocernos por dentro, hacer un análisis DAFO y preguntarnos seriamente “qué queremos ser de mayores”. Solo así podremos avanzar con seguridad.
  • Marketing personal: Las redes sociales son un elemento clave para darnos a conocer. Debemos, no sólo estar presentes en Linkedin, Xing o Facebook, sino cuidar nuestra huella digital, además de otros elementos offline como son nuestra tarjeta de visita, el logotipo de nuestro negocio, el nombre con el que nos presentemos.
  • Imagen personal: Resulta básico saber vestirse para cada ocasión (presentaciones, cenas de negocios…), eligiendo siempre la vestimenta más acorde a nuestras características, manteniendo a la vez la profesionalidad y el decoro.
  • Comunicación en público y Protocolo: Cuántas veces hemos ido a reuniones o ponencias donde nuestro interlocutor era incapaz de transmitir el objetivo de su mensaje, hablaba atropelladamente o sin mantener un orden en su discurso. Este tipo de errores de comunicación pueden echar a perder trabajos brillantes. Evitémoslos, aprendiendo sencillas técnicas de comunicación verbal y no verbal, además del respeto a las formas estemos tanto en Japón o en EEUU.

Pero el personal branding no solo es útil para freelances o emprendedores, sino también para compañías que busquen potenciar la marca personal de sus empleados.

Al contrario de lo que muchas empresas puedan temer, es positivo el que los clientes y proveedores conozcan quiénes forman nuestros equipos. Si nuestra empresa se preocupa por contratar talentos, invertir en su formación y esforzarse por su desarrollo, ¿por qué no mostrarlo al mundo? Nuestros empleados satisfechos y comprometidos son una de nuestras ventajas competitivas y nuestro mejor activo.

En definitiva, la creación de marca llega a las personas.

Ruth Ríos
verbung 

Etiquetas: 

Valoración: 

0
Sin votos (todavía)

Artículos relacionados: 

Añadir nuevo comentario